Sensei Frank Herrmann 2017 en Barcelona. Reporte del seminario

Seminarios como el impartido por Sensei Frank Herrmann marcan la trayectoria de Senseis, Sempais y Kyus en su evolución y desarrollo como Karatekas. Desde conceptos de la técnica más básica hasta bunkais avanzados, el seminario se vehiculó, en gran parte, a través del kata superior Gojushiho-sho. Gracias a éste, Sensei Frank, fue desgranando gran cantidad de conceptos técnicos y de recursos de aplicación de técnicas y su optimización. Le acompañaban en este seminario Sebastian Deickert y su hijo Patrick Herrmann. El seminario constaba de tres sesiones de 3 horas cada uno, centrando las dos primeras en Kihon-Kata-Bunkai y la tercera en Kumite. Un privilegio para todo Karateka el poder haber asistido a este seminario.

IMG-20170520-WA0010

Gojushiho-sho es un Kata avanzado de raíz Shuri-Te, desarrollado por el maestro Matsumura en Okinawa y posteriormente por su alumno, el maestro Itosu. Nombres originarios fueron Useishi y, más tarde, ya con el maestro Gichin Funakoshi, Hotaku.

frank 1Gojushiho se traduce como “cincuenta y cuatro pasos”. Sin embargo, este Kata no tiene 54 pasos sino 65. Su nombre nace a partir los lazos del budismo con el número 108, que es el número de oprobios (también llamadas impurezas o contaminaciones provocadoras de sufrimiento) que se deben superar para “limpiarse” o liberarse de la carga que lastra nuestro camino hacia la iluminación. También es el número de escalones que tiene el camino que conduce a algunos templos Budistas. Al ser 54 la mitad de 108, este Kata adopta el nombre de un múltiplo de 108, un simbolismo numérico muy presente en los practicantes budistas ya que les permite recordar los oprobios de los que deben liberarse.

IMG-20170521-WA0034Sensei Frank comenzó el seminario sentando una base muy importante en referencia al movimiento de la cadera al aplicar una técnica. En vez de utilizar la vibracion de cadera en la aplicación de las técnicas (es decir, utilizar un movimiento de contra-cadera para frenar la técnica en el momento del impacto, con el objetivo de controlar la técnica al final para no perder el equilibrio o de crear una fuerza final más a modo de látigo), debemos utilizar la cadera siempre a favor del movimiento y dirección de la técnica. Hemos de evitar frenar en el momento del impacto y contrarrestar así la potencia final porque estaríamos comprometiendo la efectividad de la técnica. Solo así conseguiremos obtener máximo Kime posible.

Asimismo, en un desplazamiento con técnica, por ejemplo oi-tsuki zenkutsu-dachi, la técnica debe acompañar al movimiento de manera fluida y paralelamente a la cadera. Esto nos permitirá hacer correctamente la contracción-expansión fundamental para la aplicación más efectiva del Kime en la técnica. La secuencia esquematizada en 3 tiempos sería: a) iniciamos la técnica junto al movimiento, b) avanzamos al punto central de la técnica y movimiento mediante el paso y la contracción (cargamos), y c) liberamos toda la energía en avance para conseguir el máximo Kime (expansión). Este proceso debe fluir, debe ser natural y libre de tensión tras el impacto final de la técnica. Todos los músculos y movimientos deben ir bien coordinados.

Sensei Frank nos explicó también la importancia de ser plenamente conscientes de cada respiración y de cómo aplicarla en la ejecución de las técnicas. Por ejemplo, en aquellas secuencias de técnicas múltiples y rápidas (tenemos un buen ejemplo en la secuencia Mae Geri – Oi Tsuki – Yako Tsuki de Heian Yondan) debemos utilizar únicamente una inhalación y distribuir convenientemente la exhalación. En casos así no debemos inhalar y exhalar por cada una de las técnicas. La respiración bien hecha es imprescindible y de ella dependen nuestro Kime y nuestra resistencia física a medio y largo plazo.

Tras esta parte fundamental empezamos a practicar el kata, Gojushiho-sho. En mi opinión, es un kata complejo para un kyu pero muy bonito y lleno de variedad técnica. Aunque es de base Shuri-Te, contiene elementos de Naha-Te; y es que hay partes del Kata que desarrollan luxaciones y proyecciones más basadas en la lucha a corta distancia (que podrían ser propias, también, del Aikido). Es un kata, por tanto, que encaja muy bien en personas de poca corpulencia física, más necesitadas de llaves y luxaciones para compensar la falta de fuerza física.

Combina de manera alternativa movimientos lentos con movimientos rápidos, dándole fluidez y efectividad a las combinaciones técnicas. Es especialmente característico de este Kata el triple ataque nukite a puntos vitales.

A lo largo de la segunda parte del seminario, empezamos a desgranar el “ADN” Kata a través de su Bunkai. La aplicación de este Kata es realmente rica y diversa; y destacan, como decía antes, sus luxaciones y proyecciones / derribos. Hicimos un extenso trabajo por parejas, analizando y practicando secuencias de 2-3 movimientos seguidos. Me sorprendió especialmente la potencial efectividad real de esta combinación de técnicas, con gran cantidad de retorcimientos de codo y posteriores proyecciones a través de la utilización de la cabeza del oponente y del aprovechamiento de su desequilibrio.

Aquí surgió un debate que es consustancial al Karate moderno, que vive más o menos influenciado por la competición: efectividad de la técnica vs estética. Sensei Frank fue muy claro: la efectividad debe siempre estar por encima de la estética. Puso como ejemplo la parte donde se hacen los Haitso en Gojushiho-sho. La búsqueda por la plástica de la técnica nos lleva a hacerla poco efectiva porque la cadera tiene que hipotecar su movimiento en pro de una posición más estética. Pero si la cadera no actúa, la efectividad de la técnica se diluye; por culpa tanto de la posición (no llegaríamos bien a nuestro objetivo) como por la potencia del impacto final (solo actuaría el brazo, no la cadera que nos sumaría la potencia de casi el resto del cuerpo). Por lo tanto, es importantísimo que trabajemos para conseguir la máxima efectividad de la técnica por delante de su estética.

Durante el Bunkai se oyó varias veces a Sensei Frank decir la palabra “Kontrol!”, y es que las técnicas si son aplicadas con fuerza y precisión, pueden ser muy peligrosas para el Uke, algo a tener presente como es el principio fundamental del trabajo basado en la confianza y el respeto en karate-do.

Sensei Frank dio paso al Kumite durante la tercera sesión, tras acabar el Bunkai del Kata. Hicimos trabajo individual basado en combinaciones de 2-3 técnicas: Oi Tsuki (Kizami Tsuki) – Giako Tsusi – Mawasi Geri con pierna adelantada. Una vez habíamos mecanizado un poco los movimientos, hicimos trabajo por parejas, incidiendo en la velocidad de ejecución de las técnicas.

Este artículo explica brevemente cuatro pinceladas de lo que fue el seminario que, como decía, fue un privilegio para cualquier Karateka.

Agradecer a Sensei Frank, Sebastian Deickert, y Patrick Herrmann el compartir su energía y sus enseñanzas y por supuesto también a nuestro Sempai Juan Ferrero por colaborar tan activamente con Sensei Frank y a Jon Giere, de Girona, por ayudar a traducir e interpretar in-situ todo lo que explicaba Sensei Frank.

Por supuesto a todos los asistentes al seminario por compartir en el tatami la energía y el entusiasmo que hacen únicos estos momentos.

Oss!

Marc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s